ESPAÑOL | ENGLISH


Saberes de los Maestros del Ron Ligero Cubano: un legado cultural para la humanidad

Desde 2016, Cuba reconoció a los saberes de los Maestros del Ron Ligero Cubano como Patrimonio Cultural de la Nación. Sin embargo, los méritos de este conjunto de conocimientos han trascendido ya las fronteras del país. Recientemente, la 17 edición del Comité Intergubernamental de la UNESCO, que sesionó en Marruecos desde el 28 de noviembre hasta este 3 de diciembre, los incluyó dentro de las candidaturas de los cinco continentes evaluadas para la elección de los nuevos integrantes de la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

La inclusión de esta expresión de la identidad cubana en dicha lista viene a ponderar aún más la labor de los hombres y mujeres que han integrado el Movimiento de Maestros del Ron Cubano; un movimiento que no es masivo, sino que es selectivo y que elige con mucho cuidado a sus miembros, teniendo en cuenta los conocimientos que posean acerca de la forma de hacer el ancestral líquido en la isla.

Son precisamente los Maestros del Ron Cubano quiénes deciden cuántas fases de añejamiento necesitará un producto y cómo lograr mejorar la tradición ronera de la nación. Según afirmara en la capital marroquí César Martí, Primer Maestro del Ron Cubano, «a las séptima y octava generaciones de depositarios de estos peculiares saberes corresponde hoy en día el reto de ser fieles transmisores y defensores de la cultura, para que siga formando una parte exquisita de las tradiciones del pueblo cubano».

Actualmente, el movimiento está compuesto por catorce expertos: dos Primeros Maestros, siete Maestros y cinco Aspirantes a Maestros. Además de ese puesto cimero que ocupará siempre el Primer Maestro del Ron Cubano José Pablo Navarro — fallecido en septiembre de 2020—, quien dedicó su vida profesional  a salvaguardar estos saberes, y cuyo quehacer inspiró la creación del Havana Club Don Navarro, recientemente premiado en la Feria Internacional de La Habana, FIHAV 2022, con la Medalla de Oro al Premio de Calidad.

Pero no podría hablarse de los saberes de los Maestros roneros sin esos espacios fabriles donde ocurre el proceso de transmisión de dichos conocimientos. Uno de estos sitios que atesoran este buen hacer lo constituye la Ronera San José, ubicada en la provincia de Mayabeque, al este de la capital. Allí, donde nacen los rones añejos de la marca Havana Club, especialmente el Havana Club Añejo 7 Años, es posible conocer las diferentes etapas en el proceso de obtención de un resultado único, especial y altamente demandado. Un recorrido por esta instalación resultará siempre muy revelador acerca de las prácticas y secretos del saber hacer del ron cubano.

Tampoco podría hablarse de este tema sin mencionar la importancia de una esmerada selección de los tipos de barriles para la conservación del ron, proceso prolongado y complejo que permite garantizar los complementos de aroma y sabor presentes en los rones. De hecho, muchas veces, como ocurre en el caso del icónico Havana Club Añejo 7 Años, una parte de la mezcla empleada en un ron regresa al barril y continúa su envejecimiento para luego formar parte de una nueva mezcla; lo que constituye otra exclusividad de la marca: el añejamiento continuo, técnica que permite la existencia de bases muy viejas y deviene una fortaleza para la creación.

Con más de 150 años de historia, el ron de la mayor de las Antillas es llamado también por los expertos como el sabor líquido de lo cubano. Y en su devenir ha acompañado además a la prolífera y no menos famosa tradición coctelera cubana. Así lo ha destacado el Maestro Ronero Manuel Calderón: «a lo largo de todo el desarrollo de la coctelería en la isla, el ron cubano ha acompañado el trabajo que han desempeñado los bartenders en Cuba, con la mezcla constante de aromas, sabores y sensaciones; lo que ha dignificado aún más a nuestro ron».

Más allá de una cuestión formal, la inclusión del Saber de los Maestros del Ron Ligero Cubano como parte del valioso Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad revela la perennidad de una tradición muy cubana, llegada hasta nuestros días gracias a la sabiduría de maestros que desde finales del siglo XIX fueron capaces de crear, preservar, enriquecer y transmitir este legado cultural; atesorado con celo en esta tierra para beneplácito de los amantes del ron de la mayor de las Antillas en el mundo.


Coméntanos que te pareció este artículo


Términos & Condiciones / Política de privacidad / Todos los Derechos Reservados. Havana Club International S.A. 1993 - 2023.

EL ABUSO DE ALCOHOL ES PELIGROSO PARA SU SALUD, CONSUMIR CON MODERACIÓN